Lógica Analógica

Posts tagged vox

Política

Nuestro Vox de cada día

Desde que vimos un pabellón madrileño lleno de gente interesada en lo que decían los líderes de VOX, ocupan portadas y portadas. Hay una especie de mezcla de asombro, interés por entender el fenómeno y un mayor o menor grado de temor sobre lo que su éxito significa para nuestra sociedad.

Comprendo la preocupación y la necesidad de preguntarnos por qué están teniendo un éxito tan rápido, pero creo que debemos reflexionar hasta qué punto es necesario y bueno dedicarles tanto tiempo en nuestros informativos.

La comunicación en la política tiene dos ingredientes fundamentales: frame y agenda. Es decir, de qué hablas, en qué términos y cuándo lo pones sobre la mesa. Estos dos ingredientes hacen ganar y perder elecciones. Siempre se dice que un partido de gobierno sólo puede perder el poder precisamente por esto, porque tiene una gran capacidad para condicionar el frame a través de la agenda política del gobierno.

Si cuando Vox cuestiona las políticas de igualdad, partidos políticos y agentes sociales critican las medidas propuestas, les estamos sirviendo en bandeja el control de la agenda. Y, lo que es peor, les damos control total en la definición del frame. En primer lugar, convertimos la cuestión en susceptible de ser puesta en duda. Sobre un tema donde había consenso social, si hoy quieres hacer un debate público, tienes que darles sitio en defensa de la pluralidad de ideas. Involuntariamente, estamos legitimando su posición.

Además, el debate se hará en los términos que han decidido. Esto les permite defender mucho más fácilmente su tesis. El uso de las palabras determina los procesos lógicos que seguimos y, por lo tanto, las conclusiones a las que llegamos. Así, debates que se estaban cerrados, ahora vuelven a ser actualidad.

La aparición de VOX mueve lo que se considera “normal”, que, en política, se convierte en la centralidad. Si de verdad los medios de comunicación están tan escandalizados como parece, quizás deberían tratarlo como un fenómeno marginal. O dejará de serlo.

Política

La amenaza de Vox

Cuando Pedro Sánchez ganó la moción de censura, lo consiguió con el apoyo de los partidos soberanistas. Lo hizo sin necesidad de tomar compromisos porque los partidos nacionalistas catalanes entendieron que con un gobierno del PSOE sería más fácil comunicarse e incluso llegar a acuerdos.

Ha habido algunos cambios. No se puede negar que, como mínimo, los dos presidentes se sientan cara a cara públicamente. Ciertamente, aunque los gestos han sido pequeños, es mejor que lo que teníamos.

Sin embargo, como el PSOE esconde cada gesto que tiene con Cataluña para sufrir menos desgaste, no hace el fundamental; exigir que los cargos que sí dependen directamente de ellos, fiscalía y, sobre todo, abogacía del estado, apuesten por mejorar las condiciones de los presos.

Es en este contexto que el gobierno socialista nos pide que apoyemos los presupuestos de 2019. Si no se aprueban, tal vez el gobierno caerá antes de tiempo, y luego lo pagaremos en forma de gobierno con la derecha del PP, el anticatalanismo de Ciudadanos y los fascistas de Vox.

Este es el escenario que nos dibujan: 155, eliminación de las autonomías*, desaparición de TV3 y el fin de la inmersión lingüística en las escuelas. A cambio, nos ofrecen una pequeña parte de las mismas inversiones que el gobierno de Madrid lleva prometiendo desde principios de este siglo. Es decir, muy poco.

Y tienen razón en que el costo de tener un gobierno con las derechas desbocadas y los fascistas es enorme para los catalanes. Pero… ¿Y para el partido socialista? ¿Qué coste tendría? ¿En qué posición queda el partido? ¿Y su líder? ¿Quién, de toda esta generación de políticos, puede sobrevivir a lo que sucederá si gana esta derecha?

El costo de no gobernar es enorme también para el PSOE. Especialmente para su aparato. Tampoco consideran ni la generosidad ni el desgaste que supuso para los partidos soberanistas el apoyo gratis que les dieron. Por lo tanto, si quieren aliados en Cataluña, tendrán que ganárselo. Sin negociación, todos pagaremos las consecuencias. Ellos también.

*Me puntualizaban en twitter que la constitución y la dificultad de modificarla, ahora jugaría en favor del catalanismo porque Vox no podría hacer desaparecer las autonomías. Tiene razón. Lo que sí podrán hacer es vaciarlas de poder porque las autonomías se han “rellenado” a través del artículo 150.2 de la constitución. Son “transferencias” que el estado ha concedido después de negociaciones, pero, desde el punto de vista legal, son leyes aprobadas por el parlamento español. De la misma forma que las han concedido, las pueden revocar sin necesidad de negociar nada con Catalunya. Las competencias autonómicas no están protegidas por la constitución, de manera que eliminar las autonomías es muy difícil, pero vaciarlas de contenido y hacerlas inservibles, muy sencillo.