Lógica Analógica

Posts tagged 21D

Política

Porra electoral 21D

Para aproximarme a los resultados, he hecho un par de cálculos por separado. En cada caso he utilizado criterios no contradictorios, pero sí algo diferentes, por lo que obtengo resultados algo distintos.

Primera porra:

La primera porra la baso más en intuiciones y, por supuesto, en lo que indica la demoscopia. Aún así, para entender bien los resultados que propongo, hay que asumir algunos principios en los que baso mis expectativas:

  • Asumo que la participación va a subir, tampoco en los términos que algunos medios insisten. Mi cálculo se basa en casi un 78%. Implica 3 puntos más de participación y una participación de los residentes alrededor del 81% (esta cifra es la que nos darán la noche de las elecciones).
  • Sabemos, grosso modo, que el 1 de Octubre participaron más de 2,25 millones de personas, de los cuales, más de 2 millones votaron sí. Algunos votos no se contabilizaron porque fueron requisados. Sólo que entre los votos requisados y la gente que se quedó en casa por miedo a votar rozaran el 10%, estaríamos hablando de unos 2,2 millones de síes y 2,5 millones de soberanistas.
  • La mayor parte del voto soberanista no independentista irá a CeC y la mayoria del voto del sí irá a JxC, ERC y CUP. Parte del sí irá a CeC.
  • JxC tiene el candidato más atractivo del soberanismo y ERC más credibilidad. No sólo por la independencia. También les es más fácil explicar su pasado.
  • Entre el unionismo, C’s no se percibe como tan casposo como el PP y el PSC va a recuperar voto, además de rascar buena parte del voto de Unió. De todas maneras, percibo un voto oculto superior en el PP que en C’s o PSC. De hecho, las encuestas miden un grado de voto oculto, sobre todo en C’s, que estoy convencido que no se corresponde con la realidad. Lo explico en este post.
  • CeC está en medio y, con toda la que ha caído, no parece la mejor posición para afrontar estas elecciones.

Estos son los resultados que he obtenido:

Incluso creo que me he puesto en un escenario que, en mi opinión, no es favorable al soberanismo. Los independentistas no obtienen los 2,2 millones de síes, ni la suma con comunes, tampoco llega a los 2,5. Los partidos unionistas crecen muchísimo. Aún así, el resultado que obtengo da una mayoría absoluta justa al soberanismo. Veo estos resultados como un suelo para los soberanistas.

 

Segunda porra:

El segundo escenario lo he construído en base a flujos entre partidos. En vez de hacer los cálculos en función de los anteriores criterios, me he fijado en cómo creo que pueden moverse los votos entre partidos.

  • La mayor parte de JxS acabará entre JxC y ERC.
  • La mayor parte de  C’s será fiel a C’s.
  • En el PSC también creo que el voto será bastante fiel, aunque una parte pequeña creo que irá a CeC y una aún más pequeña al soberanismo (ERC).
  • CSQP perderá votos, que se repartirán entre votos prestados: indepes (a ERC), y españolistas entre PSC y C’s.
  • Al PP también le costará aguantar. Parte del voto creo que se irá a C’s y PSC.
  • CUP volverá a ceder voto a ERC, que era voto prestado.
  • Unió es una de las grandes claves. Una parte muy importante irá al PSC. Pero otra, por ideología de clase, irá al PP (españolista) y a JxC (catalanista).
  • Ya que todo el mundo está de acuerdo en que aumentará la participación, he considerado nulo el flujo de votantes de partidos a la abstención. También el flujo entre bloques.
  • Otra de las claves es la abstención. He contado con que el 20% de los abstencionistas votarán. Además, he tenido en cuenta que, entre los abstencionistas que esta vez votarán, predominan los unionistas. En las elecciones de 2015 ya se incorporó mucho voto abstencionista. Aunque en una proporción menor que entre los votantes de siempre, JxS+CUP incorporó más voto que PSC+PP+C’s. Esta vez he contado que el nuevo voto unionista será algo superior al soberanista (50% para PSC+PP+C’s y 40% para JxC+ERC+CUP). Esto nos lleva a una participación de casi el 80%.

Este es el cuadro de flujos:

En este caso, los resultados serían los siguientes:

Porra electoral por flujos 2017

Estos resultados son aún mejores para el soberanismo y, aún así, siguen por debajo de los 2,2 millones de votos. Estoy seguro que muchos unionistas piensan que los abstencionistas son todos suyos. Asumiendo la misma participación y que todo el nuevo voto fuera unionista, JxC+ERC+CUP obtendrían 68 diputados, la mayoría absoluta. ¿Y si sólo el 30% del nuevo voto fuera independentista? Haría falta una participación superior al 85%, que implica un 87,5% de participación entre los residentes en Catalunya. Las dos cifras me parecen imposibles.

 

Porra definitiva

Así, he hecho una porra media entre los dos resultados, que es la siguiente:

Porra Elecciones catalanas 2017

Los pequeños cambios responden a:

  • Entre JxC y ERC intuyo que el nombre de Puigdemont tiene mucho peso. La CUP creo que resistirá y que, incluso, una parte pequeña del voto de JxS lo recogerán.
  • Entre el PSC y C’s también debía escoger entregar un escaño a uno u otro y he optado por C’s por el efecto bandwagon, es decir, por la percepción de victoria que se respira a su alrededor.

El día 21, ya no podremos especular más. Entonces hablaremos lo algo aún más imprecedible y difícil de gestionar: ¿cómo administrar los resultados?

Política

Las encuestas del 21D

Encuesta La Vanguardia 10/12/2017

(Encuesta de La Vanguardia del 10/12/2017)

Las encuestas de estos días apuntan 3 tendencias claras: C’s y PSC suben muchos escaños, la mayoría independentista no está garantizada y el PDCat recupera posiciones respecto a ERC. Tengo reservas respecto a las previsiones que hacen. Trataré de desarrollar de dónde surgen mis dudas.

La participación

Se apuntan participaciones de hasta el 85%. Son cifras mucho más altas que se han dado siempre. Estas elecciones serán especiales, pero las de 2015 también lo fueron y la participación fue del 74,95%.

Además, estos datos tienen algo de engañoso. Esta cifra incluye los votantes residentes en Catalunya y los residentes fuera de España con derecho a voto. Si analizas cuál fue la participación de los residentes en Catalunya, la participación sube al 77,44%. Si queremos llegar al 80% de participación, necesitamos que los residentes aumenten su participación 2,56 puntos, una subida del 3,3%. Es creíble.

En cambio, el voto exterior sólo participó el 7,45%, lo que significa que debería multiplicar por 10 su participación. Es verdad que el número de personas respecto al total es pequeño (3,5% del censo). Pero, en estas cifras de participación tan altas, una parte pequeña desmovilizada obliga a grandes incrementos en la que sí lo está. Para llegar al 80% de participación, o se incrementa el voto exterior una barbaridad, o la participación en Catalunya ha de superar en mucho el 80%. En 2015 y para llegar al 80% de participación, hubiera hecho falta una participación del 82,68% de los residentes en Catalunya. Supone una subida de 5 puntos. Superar mucho estas cifras, no parece realista.

El censo

Este año el censo aumenta en 43.130, de los cuales 28.779 en el extranjero. El censo aumenta en un 7’7% y más de la mitad está en el colectivo que hemos dicho que vota menos. Por tanto, una nueva barrera para incrementar la participación.

Mucha de estos nuevos votantes son gente joven, donde el apoyo al soberanismo es mucho más alto que la media. Además, durante estos años, habrá muerto gente mayor (en Catalunya, mueren unas 60.000 personas cada año), donde el unionismo recibe más apoyos. Parece razonable pensar que esta nueva parte del censo sea, mayoritariamente, soberanista. Y no sobre el incremento neto (los 43.130), sino sobre los muchos más necesarios para compensar las muertes.

El trato de los datos

La tercera es la «cocina» que hacen de los datos. En las encuestas, PSC y C’s suman un crecimiento de casi 10 diputados. Estos no se explican por las caídas de Comunes y PP, por lo que sólo caben 3 explicaciones.

1. Flujo de voto soberanista a voto unionista
Si el voto entre bloques, soberanistas y unionistas, fuera permeable, esta podría ser una explicación. Pero no lo es. Los votantes de un lado y otro mueven su voto entre partidos de perfil nacional idéntico, pero no abandonan una identidad para abrazar la otra, al menos no de forma notable. Por tanto, queda descartada.

2. Ley d’Hondt

La ley d’Hondt no es del todo proporcional. Si hay una fuerza con muchos votos, tiende a beneficiarla. Como JxS obtuvo casi el 40% de los votos y este paquete de votos se lo van a repartir dos partidos, algunos defienden que se beneficiará al resto de partidos. Por supuesto, entre ellos C’s y PSC.

Pero este efecto fue nulo en las pasadas elecciones. He probado de repartir de forma equitativa los votos entre ERC y PDCat y la suma de diputados que obtienen es la misma.

Hondt Catalunya 2015

Quizás repartidos de alguna otra forma, subiría o bajaría algún diputado. En ningún caso, justificaría el crecimiento de PSC y C’s.

 

3. La mayoría silenciosa

Sólo nos queda que todo el nuevo voto y el de Unió sea para ellos. Las encuestas llegan a esta conclusión a través de la «cocina». Es verdad que el PP, C’s y ahora también el PSC son los partidos con más voto oculto. Es lo que jusificaría que, aunque sólo el 7% de los ciudadanos dicen que votarán C’s en la encuesta del CIS, le otorguen una intención de voto del 18,2%.

He aquí la famosa «mayoría silenciosa». Ya se utilizó durante años para explicar el diferencial de participación entre las elecciones catalanas y las españolas. También explicaba el voto dual; los catalanes votan más fuerzas catalanistas en las catalanas y más españolistas en las generales.

Lo que sucede es que, como hemos visto, en las elecciones de 2015 ya subió la participación y se superó las participaciones de las españolas. El «nuevo voto» quizás era silencioso, pero no era unionista. O no tanto como se esperaba. El nuevo voto JxS+CUP era superior al nuevo voto PSC+C’s+PP, aunque en un porcentaje menor que entre los votantes “de toda la vida”. Si asumimos que la participación puede subir entre 2 y 5 puntos, es una barbaridad pensar que será todo voto unionista.

 

El 8 de octubre

Creo que el error fundamental de las encuestas se esconde en la sobre estimación del voto oculto del PSC y, sobre todo, de C’s. Las correcciones al alza de las fuerzas españolistas ha funcionado siempre y es correcto hacerlas. Pero creo que los correctores utilizados hasta ahora pierden utilidad tras la manifestación españolista del 8 de octubre. Allí mucha gente perdió la vergüenza a sacar la bandera española. A partir de este momento, no tiene sentido esconder el voto. Sobre todo en Ciudadanos, con un voto más joven y desacomplejado.

 

Entonces, ¿qué?

Publicaré mi porra de cara a las elecciones. Quiero acabar de afinar los resultados que estimo. Pero sí me atrevo a decir que no veo grandes diferencias con el Parlament que tenemos a día de hoy.