Lógica Analógica

Política

Las encuestas del 21D

Encuesta La Vanguardia 10/12/2017

(Encuesta de La Vanguardia del 10/12/2017)

Las encuestas de estos días apuntan 3 tendencias claras: C’s y PSC suben muchos escaños, la mayoría independentista no está garantizada y el PDCat recupera posiciones respecto a ERC. Tengo reservas respecto a las previsiones que hacen. Trataré de desarrollar de dónde surgen mis dudas.

La participación

Se apuntan participaciones de hasta el 85%. Son cifras mucho más altas que se han dado siempre. Estas elecciones serán especiales, pero las de 2015 también lo fueron y la participación fue del 74,95%.

Además, estos datos tienen algo de engañoso. Esta cifra incluye los votantes residentes en Catalunya y los residentes fuera de España con derecho a voto. Si analizas cuál fue la participación de los residentes en Catalunya, la participación sube al 77,44%. Si queremos llegar al 80% de participación, necesitamos que los residentes aumenten su participación 2,56 puntos, una subida del 3,3%. Es creíble.

En cambio, el voto exterior sólo participó el 7,45%, lo que significa que debería multiplicar por 10 su participación. Es verdad que el número de personas respecto al total es pequeño (3,5% del censo). Pero, en estas cifras de participación tan altas, una parte pequeña desmovilizada obliga a grandes incrementos en la que sí lo está. Para llegar al 80% de participación, o se incrementa el voto exterior una barbaridad, o la participación en Catalunya ha de superar en mucho el 80%. En 2015 y para llegar al 80% de participación, hubiera hecho falta una participación del 82,68% de los residentes en Catalunya. Supone una subida de 5 puntos. Superar mucho estas cifras, no parece realista.

El censo

Este año el censo aumenta en 43.130, de los cuales 28.779 en el extranjero. El censo aumenta en un 7’7% y más de la mitad está en el colectivo que hemos dicho que vota menos. Por tanto, una nueva barrera para incrementar la participación.

Mucha de estos nuevos votantes son gente joven, donde el apoyo al soberanismo es mucho más alto que la media. Además, durante estos años, habrá muerto gente mayor (en Catalunya, mueren unas 60.000 personas cada año), donde el unionismo recibe más apoyos. Parece razonable pensar que esta nueva parte del censo sea, mayoritariamente, soberanista. Y no sobre el incremento neto (los 43.130), sino sobre los muchos más necesarios para compensar las muertes.

El trato de los datos

La tercera es la “cocina” que hacen de los datos. En las encuestas, PSC y C’s suman un crecimiento de casi 10 diputados. Estos no se explican por las caídas de Comunes y PP, por lo que sólo caben 3 explicaciones.

1. Flujo de voto soberanista a voto unionista
Si el voto entre bloques, soberanistas y unionistas, fuera permeable, esta podría ser una explicación. Pero no lo es. Los votantes de un lado y otro mueven su voto entre partidos de perfil nacional idéntico, pero no abandonan una identidad para abrazar la otra, al menos no de forma notable. Por tanto, queda descartada.

2. Ley d’Hondt

La ley d’Hondt no es del todo proporcional. Si hay una fuerza con muchos votos, tiende a beneficiarla. Como JxS obtuvo casi el 40% de los votos y este paquete de votos se lo van a repartir dos partidos, algunos defienden que se beneficiará al resto de partidos. Por supuesto, entre ellos C’s y PSC.

Pero este efecto fue nulo en las pasadas elecciones. He probado de repartir de forma equitativa los votos entre ERC y PDCat y la suma de diputados que obtienen es la misma.

Hondt Catalunya 2015

Quizás repartidos de alguna otra forma, subiría o bajaría algún diputado. En ningún caso, justificaría el crecimiento de PSC y C’s.

 

3. La mayoría silenciosa

Sólo nos queda que todo el nuevo voto y el de Unió sea para ellos. Las encuestas llegan a esta conclusión a través de la “cocina”. Es verdad que el PP, C’s y ahora también el PSC son los partidos con más voto oculto. Es lo que jusificaría que, aunque sólo el 7% de los ciudadanos dicen que votarán C’s en la encuesta del CIS, le otorguen una intención de voto del 18,2%.

He aquí la famosa “mayoría silenciosa”. Ya se utilizó durante años para explicar el diferencial de participación entre las elecciones catalanas y las españolas. También explicaba el voto dual; los catalanes votan más fuerzas catalanistas en las catalanas y más españolistas en las generales.

Lo que sucede es que, como hemos visto, en las elecciones de 2015 ya subió la participación y se superó las participaciones de las españolas. El “nuevo voto” quizás era silencioso, pero no era unionista. O no tanto como se esperaba. El nuevo voto JxS+CUP era superior al nuevo voto PSC+C’s+PP, aunque en un porcentaje menor que entre los votantes “de toda la vida”. Si asumimos que la participación puede subir entre 2 y 5 puntos, es una barbaridad pensar que será todo voto unionista.

 

El 8 de octubre

Creo que el error fundamental de las encuestas se esconde en la sobre estimación del voto oculto del PSC y, sobre todo, de C’s. Las correcciones al alza de las fuerzas españolistas ha funcionado siempre y es correcto hacerlas. Pero creo que los correctores utilizados hasta ahora pierden utilidad tras la manifestación españolista del 8 de octubre. Allí mucha gente perdió la vergüenza a sacar la bandera española. A partir de este momento, no tiene sentido esconder el voto. Sobre todo en Ciudadanos, con un voto más joven y desacomplejado.

 

Entonces, ¿qué?

Publicaré mi porra de cara a las elecciones. Quiero acabar de afinar los resultados que estimo. Pero sí me atrevo a decir que no veo grandes diferencias con el Parlament que tenemos a día de hoy.

Vull rebre els nou posts:
Nom
Email *

Deixa un comentari